El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

Domingo

30

Septiembre 2007

0

COMMENTS

Últimas noticias…

Written by , Posted in General

Esta semana ha estado llena de sorpresas para todos. Por una parte, cambiaron el horario y la modalidad del recreo en la escuela primaria a la cual solíamos llevar paletas y helados para la cooperativa escolar. Por otra, me he salvado de que me hicieran un fraude por medio de DeReto.com.mx; he conseguido un trabajito, que no me dejó muy satisfecho en cuanto al trato que he recibido por parte del contratista; y finalmente, he agarrado un catarro marca diablo, que me ha dejado literalmente tirado en la cama en las últimas sesenta horas. Pero, vamos por partes… 😛

Durante toda esta semana, el recreo inició media hora antes de lo acostumbrado; los niños salieron divididos en dos grupos: los más pequeños, de primer a tercer grado, de 10:00 a 10:30 a.m.; y los más grandecitos, de cuarto a sexto grado, de 10:30 a 11:00 a.m. Parece que la estrategia de la escuela, funciona para mantenerlos en control por parte de los prefectos; pero está afectando seriamente a la cooperativa en general. Todos los comerciantes, vieron disminuidas sus ventas.

Como han de imaginarse, mantener una caja llena de paletas y helados fuera del congelador por poco más de hora y media, no es muy bueno que digamos; ya que generalmente regresas con el resto de la mercancía a punto de descongelarse. Y para colmo, toda la semana ha estado nublado a la hora del recreo, con el peligro de que comience a llover en cualquier momento y te tengas que regresar a casa completamente empapado.

Si han leído el blog, sabrán que estoy vendiendo algún equipo de cómputo. Entre ello, una notebook Dell XPS M1210. Pues bueno…

El jueves antepasado, una persona que se hace llamar Osvaldo Arestegui Boyzo (su ID es EL.INMORTAL) la adquirió. Es decir, ganó la puja. Se trató de comunicar conmigo ese mismo día, pero yo no estaba en casa. Fue al día siguiente que me llamó y quedó en depositarme a mi cuenta de BANORTE. Supuestamente, depositó ese mismo día. Lo que no me dijo, es que había pagado con un cheque de otra entidad bancaria, no con efectivo. Insistió en que se le entregara de inmediato, al grado que mandó al día siguiente a un mensajero, que me mostró el comprobante del depósito bancario. Por fortuna, escuché a mi madre, y tome la precaución de llamar primero al banco, para corroborar que se hubiera cobrado el cheque; pero como era de esperarse, por ser fin de semana, no sería procesado sino a más tardar el lunes siguiente (o sea, el lunes pasado).

Recibí la llamada del comprador, quien quería verificar que el mensajero hubiese llegado por la computadora, pero le aclaré que no se le iba a entregar hasta que no fuera cobrado el cheque, debido a que este podía ser rechazado. Algo titubeante, me dijo que eso no tenía porque pasar, lo que me dio menos seguridad; por lo que me monté en mi macho, diciéndole nuevamente que con todo gusto se le entregaría el equipo, una vez que mi banco cobrara el cheque; pero antes de eso no, porque era mucho riesgo para mí. Finalmente, no tuvo más que aguantarse, y bajé a informarle al mensajero, que no se le iba a entregar el equipo y que ya había hablado con su jefe al respecto.

El día lunes, llamé al banco, y como lo temía: el cheque carecía de fondos. Habría pensado positivamente de la situación -habrían tenido que tomar el dinero para algún imprevisto, tal vez-, si no hubiese sido que cuando llamé al comprador, me confundió con otra persona a la que también le estaba comprando equipo. Cuando le informé quien era yo, dijo algo así como “¡ah, de la computadora del sábado!”, ya no me dejó duda alguna: estaba tratando con un timador… Se excuso diciendo que no estaba en la Ciudad de México y que no se había enterado, que debía hablar con “el contador”. Desde entonces, no he recibido ni una llamada, lo que me confirma totalmente que su único interés era estafarme, y como no lo consiguió, se enfocó en otras víctimas.

En cuanto al trabajo que me cayó, por parte de un amigo, me dejó muy insatisfecho. En primera, porque nunca me informó que iba a competir contra otro “diseñador” -disque-; porque la respuesta sobre mis críticas a su “logo” -disque-, fueron algo despóticas; y porque finalmente, el trato en general fue bastante malo, económicamente hablando: ¿$1,000 pesos por diseñar un sitio completo desde cero con Adobe Flash? ¡Por favor!

Y todavía, cínicamente decirme “nos están dando de comer, ¡cállate!”. ¡Si yo soy el que debería decirle “te estoy haciendo un favor, porque ningún diseñador serio te cobraría $1,000 pesos por un website, mucho menos si ha de incluir Flash”!

Como varios de mis profesores dirían, mejor regalarle el trabajo que cobrarlo mal, porque uno mismo se baja a la calidad de un Técnico en Diseño Web; una carrera que no pasa del año y medio en acabarla. Mucho menos de lo que se requiere para ser diseñador gráfico.

El diseño gráfico es una disciplina, una ciencia y un arte… y que me dijera que cualquiera puede cursar una carrera en diseño gráfico, fue la gota que derramó el vaso. ¿Pero de que me sorprendo? Si de por sí cree que es más trabajo aprender a programar, que aprender diseño. ¡No sabe cómo son las chingas en la Universidad! Y lo costosa que puede ser…

Para aprender a programar, no se requiere nada más que tiempo, manuales y práctica. Para aprender a hacer diseño, hay que tomarlo de los profesores, de la teoría, de las prácticas y del campo laboral. Sobre todo, aprendiendo de los errores, y de los aciertos de quienes ya están trabajando y realizando sus creaciones. No digo que no tenga su chiste programar; pero en ese caso es mucho más sencillo que yo, como diseñador gráfico, aprenda a programar de forma autodidacta, que el programador aprenda a hacer diseño gráfico sin nadie que le asista.

Ya porque una persona hace unos cuantos polígonos, los ordena y le pone tipografía, ¡eso es un logo! Pues entérense: no es así como funciona. Un logotipo refleja la imagen de una organización o producto. Aprender a hacer logotipos, es una de las áreas más importantes del diseño gráfico, y requiere del aprendizaje de la retórica y la semiótica de la imagen.

Por eso es que Canal Once pagó $200,000 pesos por su logotipo. No compró una serie de figuras geométricas; sino la imagen de su empresa en un isologo y la aplicación del mismo a todas sus áreas. Un logo comunica un mensaje, y si no lo comunica… entonces no es un logo. En simple grafo que no sirve de nada y no vale lo que cuesta.

Lo peor, es que dicho “diseñador”, ni siquiera se tomó la molestia de incluir la tipografía que uso en su grafo. Y por ende, el archivo de Illustrator, sustituyó la tipografía por otra. O sea… 🙁

Una de las primeras cosas que nos enseñan en la Universidad -en la clase de cómputo- es que cuando vas a entregar algo a un cliente, lo debes entregar completo. No puedes entregarle al cliente un isologo en donde usaste una tipografía especial, sin antes pagar los derechos comerciales de la misma -a menos de que quieras meter en problemas a tu cliente-, y claro… ¡convertir el texto a curvas! ¿Y se dice diseñador gráfico? 🙂

Vale… un error lo tiene cualquiera, ¿no? Pues bueno, que me muestre el manual de uso corporativo básico, a ver si hizo un logo o sólamente se aventó un grafo, que hizo en menos de cinco minutos y que vendió a precio de oro. En fin…

Finalmente, la sorpresa fue para mí… Me vino un catarro bastante fuerte, que me ha mermado. Desde el jueves por la noche, comencé con los primeros síntomas: dolor corporal general y garganta irritada. Y fue por la tarde del viernes, que de plano no pude más. Estuve en cama durante las últimas sesenta horas, con algunos intervalos necesarios para hacer mis necesidades fisiológicas y tratar de trabajar, aunque deficientemente, en el proyecto del website que voy a regalar. Pero eso sí: le aclararé a la clienta que va de regalo por mi parte, y que no deberá pagar nada por ello. Porque si cree mi amigo que va a cobrar algo por un trabajo regalado… ¡está que le patina el coco! 🙂

Y bueno, esa ha sido mi semana. Espero que la siguiente se componga del todo, porque viene un cambio muy importante en mi vida. Ella lo sabe, y yo lo sé. ¡Te amo, Marijose!

happy wheels