El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

walter jay Archive

Sábado

2

Febrero 2013

0

COMMENTS

3a sesión del Taller de Narrativa

Written by , Posted in General

Este jueves tuve la que sería mi segunda sesión del Taller de Narrativa, pero en realidad habría sido la tercera si no fuera porque el jueves pasado me fue imposible asistir. En esta ocasión hemos hablado de la construcción del personaje principal, la idea general y el desarrollo de la historia y, digamos que sus fases, ya con más detalle.

He escrito algunos ejercicios durante la sesión, y me gustaría compartirlos con ustedes, pero uno de ellos aún no está terminado, y quiero concluir ese cuento en forma para que puedan disfrutarlo tanto como yo lo estoy haciendo al escribirlo. Por supuesto, mi idea es compartirlo en forma de audiocuento. Será corto, porque no debo extenderlo mucho.

Viernes

18

Enero 2013

0

COMMENTS

1a sesión del Taller de Narrativa

Written by , Posted in General

Hoy tuvimos nuestra primera sesión del Taller de Narrativa en casa del escritor, y amigo, Walter Jay. Ha sido bastante ilustrativa la forma en que ha despejado nuestras dudas respecto a como construir una narración, ya sea que el fin de ello sea escribir un cuento, una novela o una fábula.

Lo que me ha sorprendido, es que no me encontraba tan perdido como yo pensaba, y creo que es muy probable que en este año dé a la luz a mi primera obra literaria-artística (y es que ya soy escritor, pero nunca me he tomado esto como lo que es: un arte). Tengo muchas ideas —tal vez demasiadas— pero sé que puedo encontrar una forma de estructurarlas, y para ello es que he comenzado a participar en este taller.

Mientras tanto les comparto un mini cuento que he escrito como ejercicio en esta ocasión.

BODEGA

Sabía muy poco de aquello que estaba observando. Inmóvil, aletargado y adolorido, había despertado en un espacio tan estrecho que apenas podía estirar las piernas. Enmudecido, miré a las paredes y el techo de aquella empolvada bodega, repleta de pequeñas cajitas, todas ellas apiladas en un orden tan estricto que no pude evitar una sensación de asombro y temor.

Apenas hube espabilado, me erguí y busqué el interruptor de la lámpara que alcancé a vislumbrar en el techo, pero no lo encontré. Parecía que ésta era controlada desde el exterior, desde donde asomaba un claro que lograba iluminar penumbralmente mi recoveco. Abrí la puerta, y aquello que observé me dejó completamente helado: en el piso de la habitación que se abría ante mí, yacía inerte mi cuerpo, rodeado de un charco de sangre.

También hicimos un segundo ejercicio, aunque no terminé entendiendo bien que era lo que debía de hacer, y terminé haciendo una especie de extensión de mi primer cuento, pero sin desenlace.

Yacía allí, inerte, rodeado de un charco de sangre. No cabía en mi asombro, ya que era la primera imagen que había observado en esa habitación que me parecía tan ajena como el cadáver mismo. ¿Quien era ese hombre y que hacía yo en ese lugar? Alrededor no veía nada más que paredes desnudas, un interruptor y una puerta de metal entreabierta que no me permitía ver que había en su interior. No pude evitar el caer en el pánico. Comencé a buscar una salida, pero fue inútil. Parecía estar encerrado en una caja de cartón, sin escapatoria ante aquel macabro acontecimiento.

Pero eso no era lo más extraño de todo. Mis manos estaban cubiertas de sangre, de la sangre de aquel desconocido, y en una de ellas sostenía un cuchillo. ¡Dios mío! ¿Era acaso yo el asesino de aquel hombre? Pero ¿por qué no recordaba nada y no hallaba escapatoria?

De pronto escuché el chirriar de las oxidadas bisagras de aquella puerta de metal. Volteé la mirada, y pude observar la más extraña y bizarra de las visiones: era aquel hombre, desprovisto de toda materia, con el rostro palidecido y horrorizado ante aquella dantesca quimera.

Ya veremos que otras cosas se me ocurren antes de abordar un proyecto más ambicioso. Prometo compartir más, por supuesto. 😉

Viernes

7

Diciembre 2012

0

COMMENTS

Reseña del libro “El camino de las casas cansadas” de Walter Jay

Written by , Posted in General

... al final son mis palabras la única posibilidad de un testigo

Fui una de las pocas personas afortunadas en tener entre mis manos a Gabito, y posiblemente, la única que se negó a leerlo. Ignoro que fue lo que me impidió leer el prototipo de la novela que ahora tengo entre mis manos, y que he devorado vorazmente en unas cuantas horas. Quizás no era el momento indicado, ni era mi destino aparecer en la página 137 de este libro. Me convertí en uno de tantos de esos silencios que llenaron las páginas de la historia del personaje principal de esta novela, por así decirlo; y ahora tal vez sea ocasión de escuchar a este vacío aparente, de interpretar estos espejos, pero sobre todo, de escribir una reseña concisa y una opinión personal de El camino de las casas cansadas de mi estimado amigo Walter Jay Nava.

Cabe mencionar que esta será mi primera reseña pública a un libro. No soy experto ni crítico en literatura, ni mucho menos aficionado a esta clase de lectura. Lo mío, como han de saberlo, es la literatura fantástica y la novela de terror. Sin embargo, hay partes de esta novela que me recuerdan al Pedro Páramo de Juan Rulfo, y es ello lo que me enganchó durante la noche de este domingo en un género que me resulta familiar pero ajeno.

El camino de las casas cansadas se centra en la tortuosa búsqueda de la identidad propia, en el sentimiento de vacío que le genera al personaje principal, Gabito, el observar su vida de forma superficial. Sumido entre sueños de gente sin rostro, intenta revelar quien es él —primero cuestionando inquisitivamente a los vivos, y luego, a los muertos.— Sin embargo no tarda en percatarse, debido al tiempo y la distancia, que es mucho más lo que tiene escrito en su historia que lo que pretende revelar; y que esos vacíos no lo estaban tanto, ni eran tan silentes como aparentaban. Todo lo contrario: su historia estaba llena desde mucho antes de su nacimiento.

El desenlace de esta novela nos lleva al inicio de la misma, y parcialmente nos muestra las razones del olvido, del enojo, del silencio; pero, ante todo, el origen de Gabito que se encontraba perdido en la memoria de aquellos que le resultaban tan familiares como los mismos muertos.

El camino de las casas cansadas es un libro muy recomendable; la primera novela de mi estimado Walter Jay Nava, escritor psicólogo y actor, a quién conozco personalmente desde hace más de diez años.

Con esta pequeña reseña espero haber avivado su curiosidad. Los invito a adquirirla en Editorial Jus, ubicada en Donceles 66, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, y por medio de su web .

Domingo

19

Agosto 2012

0

COMMENTS

Con mi amigo Walter Jay

Written by , Posted in General

Después de subir la “nueva” vídeo guía de Diablo II (entre comillas porque es un juego del año 2000), me puse de acuerdo con Walter Jay para por fin hacerle la entrega de su laptop y el monitor que me compró para su proyecto de editorial. Además, platicamos largo y tendido de un sinfín de temas.

image

Martes

19

Febrero 2008

0

COMMENTS

Sin un quinto…

Written by , Posted in General

¿Qué ha pasado en la vida de José Luis Cruz García, últimamente? De entrada, sigo buscando trabajo como diseñador gráfico; y sigo sintiendo cierta desesperanza al ver que no llega la oportunidad que necesito.

No niego que haya mucho trabajo que hacer, muchas oportunidades que desearía uno pescar; pero sucede que los empleadores, en general, ven negativamente que este lozano muchacho de 32 años de edad (nótese el sarcasmo) no haya tenido experiencia en un puesto fijo, dentro de una plantilla laboral. Y es entonces cuando enviar tantos currículums, tantas cartas de presentación… ¡se vuelve un fastidio! Y no porque sea un fastidio per se, sino porque los mismos empleadores no se toman la molestia de comunicarse y decirle al candidato que no llena sus expectativas.

Esto me recuerda que, tiempo atrás, había platicado con Walter Jay Nava al respecto. Él es un buen psicólogo, especializado en el psicoanálisis lackaniano, y escritor de novelas y obras de teatro. Estoy de acuerdo con algo que comentó en su momento: si los empleadores se tomaran la molestia de comunicarse con los candidatos que no son elegidos para ocupar un puesto, les permitirían cerrar un ciclo y aprender del mismo. Toda vez que no lo cierran, mantienen vivas falsas expectativas, hasta que los candidatos se fastidian de esperar… y esperar… y esperar. Ésto demerita la imagen de las empresas.

Pero en fin… mi última opción sería tomar un puesto como teleoperador; idea que, sinceramente, no me atrae en lo más mínimo. De entrada, porque la paga suele ser muy baja: de $2,500 a $3,500 pesos de sueldo base, más comisiones y bonos de productividad; y porque he odiado a los teleoperadores desde que comenzaron mis problemas a inicios del año pasado. La mayoría de las empresas que crean estos puestos, están muy poco comprometidas con sus empleados. La muestra es que haya tantas vacantes disponibles.

Digo que sería mi última opción porque siempre está presente la posibilidad de hacerme de la nevería de mi padre. Desea que yo la herede, pero acá entre nos… siempre ha sido mi coco. Digo… el trabajo no es difícil, dicha sea la verdad; pero sí es muy demandante. Hay que estar presente a toda hora y abrir todos los días. El horario común de una nevería es de 8:00 a.m. a 8:00 p.m. Doce horas de trabajo contínuo. Claro que puede dejar mucho dinero, pero a costa de la libertad. Está para pensarse…

Pero dejemos aparte ese escabroso tema. Aún persisto en la idea de encontrar algo relacionado a mi carrera. Que haya valido la pena haber pasado por tantos problemas para titularme. Creo que todo profesionista desea encontrar trabajo en lo que sabe y ama hacer. Así es como justifico mi búsqueda.

Antes de terminar esta entrada, les recuerdo que mañana será el último eclipse total de Luna de la década. Podrá observarse en la Ciudad de México a partir de las 6:00 p.m., llegando a su cenit a las 9:26 p.m. Me parece que en España será observable desde la 1:30 a.m. y en su máximo, hasta las 4:26 a.m.

Lunes

28

Agosto 2006

0

COMMENTS

Un día bastante productivo

Written by , Posted in General

¡Wow! Neta que no podría haber tenido un mejor día. Hoy fui a una entrevista laboral a Insurgentes. No quiero cantar victoria, pero estoy seguro que cubro las expectativas del empleador. Sé que tendré que acoplarme a un sistema completamente diferente del que acostumbro, pero como diría el Quimi… ¡no hay falla! Me acoplo, no hay problema. De autodidacta no me falta nada… si se me hace, ya les diré que onda. Por ahora, mejor no tiento a la mala suerte, que ha estado muy cañona en los últimos dos años y medio. Espero que al fin el destino me dé un break…

Además platiqué con Raúl a mi regreso. Se va a quedar las partes de PC que le saqué a mi chompu. That’s great! $4,500 pesitos más para mi cuenta bancaria. Aunque todo se lo va a quedar el banco, pero… no problem! Prefiero estar bien conmigo mismo y sin un quinto en la bolsa, que teniendo la cartera llena de varo que no es mío. Ya sólo me falta vender la lap y el home theater que tengo en la sala. Espero que salgan unos $9,000 pesos de ahí.

Y pues, por allí hay algo de dinerito que me puedo ganar en la semana. Digamos que unos $3,000 pesos. Creo que el destino al fin se está compadeciendo de mí. Despues de dos años y medio de mala suerte. ¡Al fin! Chance hasta me sale chamba extra para fin de semana, como algún ensamble.

Hace rato estaba platicando con Walter y salió a colación una nueva obra de teatro que tiene en mente. Compartió con su primo y conmigo parte del texto y nos pidió nuestra opinión. Sinceramente, Walter… esa obra tiene un futuro enorme, amigo. Ya conoces nuestras sugerencias. No lo pienses más y aviéntate al ruedo. Nosotros somos los primeros en apoyarte.

¡Ah, sí! Este fue un gran día. Uno que ni siquiera tenía pensado que fuera así.