Archivo de la etiqueta: ronald mcdonald

El muñeco asesino de Ronald McDonald

Cuenta esta leyenda urbana, originada en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, que en un par de trabajadores de la empresa de comida rápida McDonald’s salieron de trabajar aproximadamente a las 2:00 a.m., después de hacer la limpieza general que se hace semanalmente.

Cansados, ambos se sentaron en la banca que se usa para tomarle fotos a los niños al lado de un payaso de acrílico que representa a Ronald McDonald. Uno de ellos abrazó al payaso y en plan de juego le dijo al mismo “estoy muy cansado”. Sorpresivamente, el payaso innanimado cobró vida. Bajó la pierna, lo abrazó y giró la cabeza, diciéndole con voz muy hueca, como de ultratumba, “yo también”. El joven que abrazaba al payaso sufría de problemas coronarios hereditarios. Tuvo un paro cardiaco por el susto y murió en el lugar. En cuanto al otro, echó a correr espantadísimo y se desmayo a unos cuantos metros de distancia. Según se menciona, habría quedado en estado comatoso, muriendo semanas después en el hospital.

El asunto se habría hecho del conocimiento de la gente, cuando se revisaron los videos de las cámaras de vigilancia del restaurante y de la gasolinería que se encuentra frente al establecimiento, encontrando que el espeluznante suceso habría sido real. La policía habría actuado acordonando el área y todo se habría hecho público debido a los rumores. El gerente general de la franquicia, después de haber observado el video, habría decidido cremar todos los muñecos de Ronald McDonald, a fin de proteger a la marca.

Todo fue un mito urbano. Obviamente, los muñecos no se mueven por si mismos. Lo que en realidad habría sucedido es que unos compañeros del trabajo de estos dos jóvenes, a fin de jugarles una mala broma, habrían contratado a un mimo que se habría vestido como Ronald McDonald (todos los McDonald’s, en la franquicia incluyen un disfraz, para las fiestas). Previamente desmontaron a la figura de acrílico y le indicaron al mimo que debía esperar a la salida de ambos en la misma posición de Ronald. La idea era que saltara frente a ellos para meterles un susto. Sin embargo, los jóvenes fueron a sentarse a la banca. Justo allí sucedió lo descrito. Al ver el mimo que uno de los muchachos estaba en mal estado, corrió a la gasolinería para pedir ayuda. Y así se forman las leyendas urbanas. :lol: