El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

el buen fin Archive

jueves

27

noviembre 2014

0

COMMENTS

Los superdescuentos del Black Friday

Written by , Posted in Opiniones

Contrario a lo que ocurre en El Buen Fin, el programa creado por Televisa y el gobierno mexicano, el Black Friday tuvo sus orígenes en los EEUU de los años 60 – 70, y no fue creado per se, sino que fue el nombre que se le dio en los círculos policíacos a un fenómeno que ocurre después del Día de Acción de Gracias: la gente abarrota las calles para hacer las compras de Navidad, y esto hace más complicadas las labores de seguridad y vigilancia. Pero ¿porqué la prisa? Podrían comprar sus cosas con tranquilidad. Después de todo, quedan cuatro semanas para esa gran fecha. La respuesta es simple: los inviernos suelen ser muy difíciles en la parte norte de EEUU, y a veces es incluso imposible salir de compras. Tormentas de nieve, fríos muy intensos, las calles bloqueadas y el pavimento congelado… es complicado. Las tiendas cierran y se ve muy poca gente en las calles. Así que los norteamericanos suelen adelantar sus compras, y provocan justamente esas aglomeraciones. Este fenómeno, posteriormente fue aprovechado comercialmente, y se tomó como el nombre del día en que inician las compras en todo el territorio estadounidense.

black-friday

El Black Friday es la mayor fiesta de consumismo en los EEUU

Una de las leyes que aplican en la economía capitalista, es la Ley de la oferta y la demanda. Seguramente la has escuchado. En lo que consiste, básicamente, es una proporción inversa de ambos factores. Si hay poca demanda, los precios serán altos y la oferta, escasa. En cambio, si la demanda es alta, los precios serán bajos y habrá una mayor oferta. Esto es, para asegurar los costos de operación de cualquier empresa. Cualquiera sabe que entre más vendes, más ganas. Por supuesto, si tus precios son bajos, atraerás más clientes. Lo sabe Walmart, SEARS, Amazon, etc. y todos ellos lo aprovechan. El Black Friday es justo el día en que se bajan los precios al mínimo para atraer una mayor cantidad de clientes. Se trata de obtener las mayores ganancias por medio de la venta en volumen. Prácticamente, en el Black Friday se manejan precios muy cercanos al mayoreo en compras al menudeo, pues los empresarios saben perfectamente que obtendrán un gran beneficio al reducir sus precios con las multitudes llenando sus tiendas departamentales.

Esto no ha ocurrido en El Buen Fin. Vemos una absoluta discordancia entre la práctica económica de un país y otro, y sin embargo, parece que la publicidad continua logra su cometido: engañar a la gente y convencerla de que están comprando con descuento. Hemos visto al paso de los años que en las tiendas se reetiquetan los productos a unos días de que inicie el mentado programa. En las redes sociales, los usuarios han demostrado el engaño. La realidad es que, para lo único que ha servido, es para endrogar a los consumidores, que sobregiran sus tarjetas de crédito, siendo cada vez más difícil realizar los pagos en la economía más pobre de Latinoamérica para el común de los pobladores.1

Como he venido aconsejándoles desde la creación de ese programa gubernamental, lo mejor es hacer caso omiso y esperar a que llegue el Black Friday, si todavía se tiene el deseo de realizar alguna compra. Anteriormente, sólo era posible aprovechar esas ofertas si vivías en la frontera con EEUU o si tenías familiares que pudieran realizar las compras y posteriormente traerlas en su viaje de visita en diciembre, pues es de todos sabido que mucha gente viene a pasar acá las fiestas. Sin embargo, con la era de Internet ha desaparecido aquella limitación. Hay, literalmente, cientos de sitios web de empresas situadas en los EEUU que venden artículos a todo el mundo. En varios de ellos, se realizan envíos al extranjero, y en otros casos, sólo basta con conseguir un domicilio virtual, o P.O. Box2, en los EEUU para aprovechar el envío gratuito y posteriormente pagar el envío a nuestro país a la empresa que se encarga de recibir nuestra correspondencia.

Sólo por ponerles algunos ejemplos de las ofertas que se podrán encontrar en los almacenes de los EEUU desde este jueves (tomadas de Amazon.com):

Como pueden constatar, la diferencia entre las “ofertas” de El Buen Fin y las que encontramos en el Black Friday, son abismales.

1 Tiene México el peor salario mínimo de América Latina: CEPAL
2 Mercalink

viernes

15

noviembre 2013

1

COMMENTS

El Buen Fin: no al consumismo voraz

Written by , Posted in Opiniones

Si eres de izquierdas, debes tomar en cuenta que pertenece a Televisa; y si estás a favor del cambio de rumbo en las políticas públicas hacia aquellas basadas en el bienestar de la sociedad en general, también deberás estar a favor de un boicot en contra de todo aquello que tenga que ver con esta empresa. Pero tú sabes que esta no es ni remotamente la única razón para no participar en el mentado El Buen Fin. Como todos los años [1], [2], invito a mis lectores a no caer en el consumismo voraz, pues sé lo que esto puede provocar en la psique de las personas (sobre todo aquéllas que no tienen solvencia pero se les genera una necesidad sintética por medio de constantes ataques publicitarios).

El Buen Fin, como toda campaña de consumismo, compromete seriamente los recursos naturales y el equilibrio ecológico. Se nos invita a renovar nuestros aparatos electrodomésticos, aun cuando estos sigan funcionando de manera óptima. Esto implica un desperdicio y, por lo tanto, una generación de basura. Incluso aunque nuestros aparatos lleguen al mercado de segunda mano, su periodo de vida se reducirá bastante, ya que está comprobado que el paso de mano a mano perjudica a los productos (entre más gente manipule un producto, menor será su duración). Además, recordemos a la obsolescencia programada, ese conjunto de políticas que están encaminadas al consumo forzado por medio de la reducción de la vida útil de los productos de forma artificial.

Sin embargo, habrán quienes no tomen en cuenta estas consideraciones pues precisamente en esta semana se acaba de liberar al mercado la consola PS4, y durante el fin de semana, estaría disponible la Xbox One, si no me equivoco. También habrán otros productos que estén interesados en adquirir, no lo dudo. Lo único que me queda es sugerirles que no se endeuden a plazos mayores a los 12 meses. El problema con los plazos de mayor duración, es que para finales del año entrante aún seguirán pagando lo que compraron en éste, y entonces vendrá el inevitable sobre-endeudamiento, pues las compras de temporada se convierten en un mal hábito que lo único que les provocará son dolores de cabeza y un malestar generalizado.

Verifiquen constantemente sus finanzas personales. Si piden $15,000 es porque están recibiendo al menos $30,000 pesos de sueldo. Esta es la fórmula mágica: nunca pidan un crédito mayor al 50% de su ganancia mensual. Es la única forma en que podrán garantizar el pago. Tampoco permitan que el banco les incremente el crédito por su cuenta. Llamen a su entidad bancaria si ello sucede, y pidan que les reduzcan el crédito hasta el nivel en el que puedan pagarlo, y que este no se convierta en una tentación. Porque los créditos son dinero que no nos pertenece, y se convierten en obligaciones que hay que cumplir mientras se tenga solvencia. Recuerden que la jugada del banquero es endeudar a sus clientes para mantenerlos esclavizados, pagando sólo los intereses de las deudas que contrajeron sin poder saldarlas por completo. Y en la medida de lo posible, ahorren su aguinaldo. Lo necesitarán para los festejos de fin de año y para atenuar la cuesta de Enero.

Para leer más:
[1] No a El Buen Fin : incentivando el ahorro, no el consumo
[2] Campaña de El Buen Fin 2012, una muestra del consumo irracional

miércoles

7

noviembre 2012

0

COMMENTS

Campaña de El Buen Fin 2012, una muestra del consumo irracional

Written by , Posted in Opiniones

¿Porque razón tendría que cambiar aquello que aun funciona? No entiendo. Una cosa es que, por ejemplo, una PC se vuelva obsoleta después de un tiempo y no corra eficientemente los programas más recientes, por lo que se tenga que actualizar, cambiando piezas por otras más veloces; y otra muy diferente el que tenga que cambiar la casa entera sólo porque el sistema me da facilidades para endeudarme o mantenerme atado a trabajos de mierda, donde pagan 7 pesos la hora, para esclavizarme como se hacía en tiempos de la tienda de raya. La verdad, me indigna este programa.

Ya lo dije el año pasado y lo vuelvo a repetir. Es una mala copia del black friday estadounidense. Lo peor de todo es que el gobierno lo incentiva, cuando en realidad debería estar promoviendo el ahorro. No estamos en el mejor momento para estar gastando a lo pendejo, como lo muestra esta campaña publicitaria.

viernes

18

noviembre 2011

1

COMMENTS

No a El Buen Fin : incentivando el ahorro, no el consumo

Written by , Posted in Opiniones

Este fin de semana tendrá lugar El Buen Fin, un programa de origen empresarial, apoyado por el sector gubernamental, al cual se han suscrito una gran cantidad de comercios, así como los medios de comunicación. Teóricamente, la finalidad es reactivar la economía por medio del consumo interno, y contrarrestar las pérdidas que se tienen por el denominado black friday (la fecha que da inicio a la temporada de ventas navideñas en EEUU). No es ninguna novedad que muchos mexicanos, sobre todos los que viven cerca de la frontera, aprovecharán la próxima semana para hacer sus compras. Incluso quienes no pueden viajar, aprovecharán algunas ofertas por medio del comercio electrónico o se las encargarán a familiares o conocidos que vivan en el territorio estadounidense.

El defecto más evidente de este programa, es que se está incitando a consumir en una economía mellada, en donde el poder de consumo es muy reducido debido a los altos impuestos y los bajos sueldos. En mi opinión, en las condiciones en las que estamos, no deberíamos consumir a lo loco sino ahorrar. Por otra parte, El Buen Fin es una trampa para el consumidor por más de una razón. Primero, porque al reaccionar por impulso, mucha gente se endeudará al grado en que en el futuro no podrá pagar sus créditos; segundo, porque en la mayoría de los casos, los comercios que se adhieren al programa re-etiquetan sus productos una noche antes o porque los descuentos difícilmente se corresponden en porcentaje con los que nos ofrecen las tiendas departamentales de EEUU en el ya mencionado black friday.

Como lo menciona Juan Pablo Zorrilla en El Buen Fin, riesgo para los clientes, se puede hablar “de una reactivación macroeconómica, pero a nivel micro puede resultar en un sobreendeudamiento, el cual se podrá apreciar de manera concreta en los primeros meses de 2012, en la cuesta del año”.

Por esta razón yo los invito a que mediten que es lo que tienen planeado comprar mucho antes de visitar una tienda, y que lo contrasten con su presupuesto. Prevengan, ante todo, situaciones de emergencia en las que el dinero sería necesario; los gastos que tendrán en temporada navideña como producto de los festejos, y el guardadito que debemos tener para que la cuesta de Enero no se convierta en una caída libre. Sé por experiencia que las mejores ofertas se dan, por tradición, en el mes de Diciembre (al menos es así en el Distrito Federal); así que bien podríamos esperar un poco más ¿no lo creen?