El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

dejar de fumar Archive

Viernes

25

Noviembre 2016

0

COMMENTS

Si no fumas, no vapees

Written by , Posted in Opiniones

Tener una adicción no es asunto de moda, damas y caballeros. Hay que hablarlo a la gente que nos ve con los vapeadores, sobre todo a los jóvenes que lo ven tan atractivo (sí, eso de soltar nubarrones es muy llamativo). Por ello voy a mencionar una regla de oro, que espero que quienes buscan información al respecto, la tomen con seriedad, la analicen y, de ser posible, la adopten:

“SI NO FUMAS, NO VAPEES”

15495901505_202ae094cf_b

No, no importa si buscas e-liquids con cero nicotina y quieres probar ese mundo de sabores que ofrece el vapeo. Querido amigo no fumador, joven o mayor: no están hechos para ti. Y ahora te explico por qué.

La realidad es que los vapeadores estamos sustituyendo el tabaquismo por la nicotinomanía, que en sí es aceptar que tenemos una adicción por la nicotina, la sustancia adictiva que está en el tabaco, pero rechazamos el continuar consumiendo cigarrillos. Esa es la base principal por la que si no fumas, no debes vapear. Esto existe porque es un remedio al daño que nos hacemos los fumadores que estamos muy enganchados a la nicotina. Porque hemos probado parches, chicles, terapia psicológica, y nada ha sido suficiente para impedir que volvamos a fumar. Excepto el vapeo.

Vapear no es una actividad de cero riesgo. Si bien el propilenglicol y la glicerina vegetal de grado comestible son sustancias inocuas en la alimentación, no hay suficiente información sobre el daño que podrían causar a largo plazo al ser aspiradas en forma de vapor. Y a esto debemos agregar los aromas o saborizantes, que aunque son comestibles, de mismo modo no se sabe qué cambios podrían causar en el tejido pulmonar. Por eso, vapear no es para no fumadores. Los ex-fumadores que eligen el vapeo, vapeadores, han elegido el mal menor, que es sustituir el humo del tabaco -con sus más de 5,000 químicos, 70 de ellos precursores de enfermedades pulmonares y/o cancerígenos- por tres sustancias base, que a corto y mediano plazo pueden salvar vidas. Y sí, el vapeo ha salvado vidas, como se puede constatar en miles de testimonios de vapeadores que se han subido a YouTube. Incluso gente mayor, que ha pasado por tratamientos contra el cáncer. Pero insisto: si no eres fumador, el vapeo no es para ti.

Los fumadores que elegimos el vapeo, lo hacemos conscientemente y sin deseo de llamar la atención. Lo hacemos porque estamos valorando nuestra salud (algo que denostábamos o no nos importaba como fumadores) y porque no hemos encontrado una forma más efectiva para quitarnos la fijación oral que nos dejó el cigarrillo. Es así de simple.

A los jóvenes: existen formas sanas de llamar la atención, y vapear no es una de ellas. Elijan su salud, no una moda. Los vapeadores rechazamos que este procedimiento sea considerado una moda o una nueva forma de ingerir drogas. Se trata de un sustituto que tiene un potencial maravilloso para convertirse en una verdadera terapia para eliminar el hábito de fumar. A los médicos: es bueno que tengan sus dudas al respecto, pero es mucho mejor que las investiguen usando el método científico. Después de todo, tantos testimonios no pueden estar equivocados.

Miércoles

16

Noviembre 2016

0

COMMENTS

Chivo expiatorio

Written by , Posted in General

Me despierto sobresaltado. Mi madre ha entrado a la habitación para recoger la basura de mi papelera, y cual si se tratara de una pepenadora, ha buscado en el interior de una bolsa opaca y anudada. Surge un reclamo luego de que halla dos cajetillas llenas de colillas y ceniza. Me culpa de la tos que ha estado padeciendo desde hace una semana, y no importa que le diga, no puedo convencerla de que esa basura ha estado ahí por más de dos semanas, incluso cuando la habitación no huele a humo.

Me pongo mal y comienzo a subir mi tono de voz hasta el punto de gritarle, de faltarle al respeto. Ella se lo ha aguantado todo, pues no la he dejado que me cierre la puerta de la habitación en la cara, después de hacerme chivo expiatorio de un malestar del cual estoy seguro que no soy responsable. Tengo sobrepeso, no me encuentro bien de salud, pero he comenzado a cambiarlo; y, sin embargo, no le es suficiente. Ella no busca quien la cure, sino quien se la pague. Yo no voy a hacerlo.

No tiene idea de lo que significa tener una adicción, al menos otra que no sea la adicción a sus medicamentos, a llamar la atención mediante la mortificación y la pena ajena. Es mi madre, lo entiendo, pero ella no parece comprender que cada cabeza es un mundo y que no todos pueden valerse sólo de la fuerza de voluntad.


ego_aio_14

Un kit de inicio al vapeo, para caladas de boca a pulmón (la mejor forma de disfrutar los sabores de tus e-liquids).

Llevo poco más de una semana sin tocar un sólo cigarro, ni para pasarle la cajetilla a mi tallerista; y al menos cuatro semanas desde que compré el cigarrillo electrónico eGo AIO, confiando en la calidad de la marca Joyetech y la serie de estudios realizada en Inglaterra que confirma que el cambio de fumar a vapear salva vidas y puede reducir el consumo de nicotina de forma efectiva. He dejado de padecer los síntomas del fumador crónico: tos, dolor en el tórax e irritación de las vías respiratorias.

No es mi primer acercamiento a los e-cigs. Antes la oferta era baja y de precios onerosos; y sin distribuidores locales de los e-liquids, fue fácil recaer en los análogos (mucho más accesibles por encontrarlos en cualquier miscelánea). Los años han pasado y el cigarro electrónico ve una nueva época de oro, opacada sólo por las decisiones desinformadas de la OMS y los mezquinos intereses de las farmacéuticas, que lucran de una enfermedad que se ha convertido en una pandemia. Por fortuna, existe una comunidad bien formada y cada vez más numerosa de exfumadores, ahora vapeadores, que no sólo comparten su experiencia personal sino que difunden los casos de muchas otras personas.

Fumar, a pesar de ser llamado ‘vicio’, en realidad es una enfermedad, una adicción a una de las 5,000 sustancias que se encuentran en el humo del cigarro. Paradógicamente, no es la nicotina la que mata (al menos no en la cantidad que se fuma, y aún siendo un fumador pesado). Las autoridades de salud pública han clasificado unos 70 de estos componentes como las posibles causas de las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, como el cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y enfisema. Pero no la nicotina…

Si eres un fumador activo, de esos que deben tener una dosis diaria ‘sí o sí’, te invito a que conozcas el vapeo. De entrada es algo distinto, pero si has ido a una discoteca o antro, probablemente no sea algo tan ajeno. ¿Alguna vez viste inundada la pista de un ‘humo’ inodoro y de gusto medio dulzón? Bueno, esa es la base que sirve al vapeador. Se trata de una mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal -en la mayoría de los casos-, ambos de grado alimenticio, que puede o no contener algunos mililitros de nicotina de grado farmacéutico -altamente diluida, al punto que no llega a constituir ni el 2% del líquido-. A esta sustancia conocida como e-liquid, se le suele añadir algún aroma comestible soluble en agua y, por consecuencia, carente de diacetilo. Este líquido se evapora por medio de unas resistencias que luego de pasarle una corriente se ponen al rojo vivo. Se trata, en definitiva, de una mezcla muchísimo menos nociva que el humo del tabaco, y que además tiene el potencial de graduarse para reducir paulatinamente el consumo de nicotina, hasta abandonarlo del todo.

Hay incontables testimonios de vapeadores en toda la red, y podemos ver que las opiniones negativas -de exvapeadores- son nulas o tan bajas que no son significativas para calificar a esta actividad como nociva, al menos no en al grado del tabaquismo. Si algo podemos asegurar es que cuando el fumador pasa por completo al vapeo, se extingue el término tabaquismo, y pasa a ser un usuario de nicotina o nicotinómano. El dejar por completo el consumo de la droga, depende entonces del programa que se plantee el mismo usuario, porque no hay autoridad sanitaria que pueda velar para que esta actividad se convierta un método, no solamente aceptado sino reconocido para dejar de fumar.

Como lo podemos confirmar a través de estos testimonios, incluso de gente que padeció algún tipo de cáncer, al principio es complicado adoptar este medio como sustituto del cigarro, básicamente porque no sabe a lo mismo. Aunque existen aromas tabaquiles, mezclas de aromas que simulan muy bien el sabor de la hoja de tabaco, el vapor no sabe a humo. Hay que hacer uso de la fuerza de voluntad para aceptar el cambio hacia algo limpio, con una variedad casi interminable de sabores, que van de los tabacos a las mentas, de los dulces a los postres, de las bebidas a los líquidos más estrafalarios cuya mezcla es sencillamente única. Se trata de un nuevo apartado culinario, donde el vapor nos transporta a experiencias especiales, haciendo verdadero uso de ese rush de dopamina que causa la nicotina para disfrutar aún más lo que detecta nuestro paladar.

Por supuesto, el objetivo es dejarlo después de un tiempo, o vapear en cero nicotina. Algo recomendable, sobre todo para los exvapeadores nerviosos, es llevar siempre a la mano un kit de inicio con la batería bien cargada y un gotero con el e-liquid de su preferencia. Muchas veces, no es precisamente la nicotina la nos hace recaer, sino la fijación oral, el aspecto psicológico de la adicción.

Dejar de fumar, sí se puede, y tú eliges el método. Yo te comparto algo que me ha funcionado antes y me está funcionando nuevamente.

Domingo

28

Abril 2013

0

COMMENTS

He vuelto a fumar

Written by , Posted in General

Esta tarde-noche he vuelto a fumar. Fue a eso de las 7:45 p.m. Me he fumado un cigarrillo cuando estaba sobre el puente peatonal de Prol. División del Norte y Guadalupe I. Ramírez. Después de mucho meditarlo, lo he vuelto a hacer. No pude soportar la abstinencia.

Con esto me queda claro que no puedo hacerlo solo, y que no fue el momento ideal para dejarlo. He pasado por muchas cosas durante esta semana. He estado deprimido, he dejado de escribir; y aunque tuve la mejor de las intenciones, no fue el momento ideal. Volveré a intentarlo, no me queda duda, pero no ahora ni pronto. Tengo que sanar el interior previamente. Cuando me sienta mejor, lo haré nuevamente. Guardaré los parches restantes para esa otra ocasión. Gracias por leerme y, por favor, no se sientan mal por mí. Con lo que yo siento es más que suficiente.

NOTA: Para quien no haya terminado de entender el sentido de esta entrada en mi blog, les diré de que no se trata. Esta no es una patética disculpa por no haber podido soportar el síndrome de abstinencia. No es una disculpa porque no tengo que disculparme con nadie sino conmigo mismo, y yo ya me he disculpado. No tomé la decisión en automático, sino valorando la situación que estaba viviendo. No quiero que tú, amigo, sientas que esto significa que no valoré tu apoyo durante los casi cuatro días que estuve sin fumar. Al contrario, te lo agradezco, y créeme que es mi deseo encontrar una forma en que el síndrome de abstinencia no vuelva a interferir con mi decisión, y cuando llegue esa oportunidad, te seguiré agradecido por el apoyo que me prestes. Pero debes saber que este es mi cuerpo y con él hago lo que me da la gana, te parezca o no; e incluso, esté de acuerdo conscientemente o no. Todas mis acciones están justificadas en mi forma de ver la vida. Hacer con mi cuerpo lo que desee, por voluntad o antojo, es mi derecho porque es mi pertenencia primordial e intransferible. Esa es mi filosofía, les guste o no.

Sábado

27

Abril 2013

0

COMMENTS

Dejar de fumar: día 4

Written by , Posted in General

Este será el cuarto día después de que decidí dejar de fumar. ¿Lo lograré? ¿no lo lograré? Eso es algo que solamente el tiempo podrá decir. Basta decir que me siento bien, que no ha sido tan insoportable como en alguna otra ocasión en que también intenté dejarlo con parches, y que mi decisión sigue siendo la misma. Sé que podría ocurrir que decida desistir, como en otras ocasiones, porque es bastante duro el confrontarse a sí mismo.

La lucha en contra de una adicción nos enfrenta a una parte de nosotros que se encuentra insatisfecha por alguna razón. La teoría psicoanalítica sostiene que se podría tratar de una fijación a la fase oral-sádica del desarrollo psicosexual; esto es, cuando al infante le comienzan a salir los dientes. Justo en esa etapa pudo haberse dado una situación traumática que nos hizo experimentar un tipo de carencia, y al repetirse una situación emocionalmente semejante, se liga inconscientemente a ciertos comportamientos infantiles de esa etapa. Para aliviar artificialmente dichas emociones, solemos recurrir a sustancias y alimentos que nos dan una satisfacción momentánea, cuyo consumo se hace necesario repetir debido a la potencialidad de adicción de las mismas. En el caso de la nicotina, es un estimulante que debido a la fuerte dependencia que causa, provoca depresión (algunos académicos han dicho que es comparable a la heroína).

Hoy he tenido nulo contacto con fumadores. Me la he pasado, dentro de lo que cabe, bastante bien; aunque no puedo negar que he pensado en fumar, no sólo como un acto reflejo sino como un acto consciente. Ha venido por sólo un segundo después de un conato de discusión en casa. Ahora me doy cuenta que el fumar también se convirtió en una excusa para escapar de situaciones difíciles.

Viernes

26

Abril 2013

0

COMMENTS

Dejar de fumar: día 3

Written by , Posted in General

Inicia ya el tercer día desde que me planteé la posibilidad de dejar de fumar. Por la tarde la pasé un poco mal, debido al síndrome de abstinencia; pero ya comienzo a notar mejoría. Obviamente, dejé de apestar a humo. Ya comienza a ser un tanto desagradable el olor a tabaco de los fumadores. Me ha cambiado la percepción de olores y sabores, y he redescubierto esas razones por las que me gusta tanto la comida. Amanecí con dolores articulares, sin embargo. Me duelen las muñecas, los hombros y los tobillos. Es extraño…

Me siguen dando escalofríos, pues mi subconsciente manda ese tipo de mensajes que solían hacerme fumar en automático. Me recuerdo que traigo puesto el parche. Lo toco, lo presiono, lo froto… pero no logro darme un rush. Me repito que sólo es esta semana, que a la siguiente será más fácil. Y así es. Lo más difícil de soportar al dejar de fumar sucede en la primera semana. Las siguientes, comienzas a dejar la nicotina de a poco al reducir la dosis. Yo creo que serán suficientes dos semanas para la etapa 2, y otras dos semanas más para la etapa 3. En teoría, ninguna adicción logra superar los 28 días. Por supuesto, cuentan a partir del momento en que se deja el tratamiento. Así que me planteo 28 días de tratamiento a base de parches, para apartarme de fumar, y 28 días adicionales sin el tratamiento, para apartarme de la nicotina.

Jueves

25

Abril 2013

2

COMMENTS

Dejar de fumar: día 2

Written by , Posted in General

Creo que lo más difícil de dejar de fumar es tener que lidiar con las acciones automatizadas que suelen formarse como fumador pesado (cuando nuestro consumo diario fue de diez cigarrillos o más). Que si te tomas un café, se te antoja un cigarro; que si terminas de comer, se te antoja un cigarro; que si te vas a dormir, se te antoja un cigarro. ¡Vaya, que al final todo lo tenías ligado a este mal hábito! Y se sienten unos escalofríos… ¡brrr!

El parche de nicotina ayuda a no sentirse tan irritado. Sin embargo, lo que demuestra que dejar de fumar es tu voluntad, es el hecho de compartir mesa con fumadores. Lo hice antes, cuando dejé de fumar por primera ocasión, y lo he hecho nuevamente. Aun cuando tuve la oportunidad de tomar un cigarrillo de las varias cajetillas que se encontraban sobre la mesa, no lo hice. Es por ello que puedo decir ‘prueba superada’ y darle paso a otro día más sin tabaco (no vale el humo de segunda mano, eh). 😉

Miércoles

24

Abril 2013

0

COMMENTS

Dejar de fumar: inicia hoy, día 1

Written by , Posted in General

Esta es la segunda ocasión en que inicio un tratamiento para dejar de fumar. Lo decidí a finales del año pasado, como uno de esos buenos propósitos que se suelen escribir pero raramente se ponen en práctica. Hoy, 24 de Abril, me pareció un buen día para quitarme este vicio de encima; y cumplir uno de mis propósitos de año nuevo.

La primera ocasión en que dejé de fumar fue a inicios de la carrera de Diseño de la Comunicación Gráfica. De hecho, mis compañeros se asombraron cuando un año después de haberme conocido como no fumador, demostrara que era lo contrario. En ese entonces me vencieron las presiones de la Universidad, y un día, que llegué temprano, pasé a comprar una cajetilla de Benson & Hedges. Desde entonces fumo…

En aquella ocasión, los parches con nicotina me ayudaron a dejar el tabaco. Estuve año y medio sin fumar ni un cigarrillo; y por ello es que ahora vuelvo a seguir ese mismo tratamiento (aunque en aquel entonces inicié con la etapa 1, debido a que fumaba más de diez diarios). Después vino el cigarrillo electrónico, pero más bien funcionó como una terapia de remplazo y no como un tratamiento para dejar de fumar. Y como mi interés no es seguir fomentando mi adicción a la nicotina, sino eliminar esta sustancia definitivamente de mi organismo, he optado por los parches que ya me funcionaron en una ocasión. ¡Deseenme suerte! 🙂

Martes

14

Marzo 2006

0

COMMENTS

Segunda semana sin fumar

Written by , Posted in General

Dos semanas. Se dice fácil, pero no lo es. Para un fumador pesado como yo, las primeras dos semanas suelen ser tan difíciles, que generalmente se fracasa en el intento. Pocas personas logran dejar de fumar sin ayuda psicológica o terapéutica, simplemente con la voluntad propia para hacerlo. Así que recaen en el hábito. Un hábito que cuesta mucho. Tan sólo económicamente, sin fumar he ahorrado $315 pesos (posiblemente un poco más, ya que consumía a veces más de veinte cigarros diarios). En cuanto a la salud, he aumentado varios días a mi expectativa de vida (aunque sinceramente dichas estadísticas son un fraude, pues igual mañana mismo podrías sufrir un accidente que acaba de tajo con tus expectativas) y he beneficiado a las personas que me rodean (incluyendo a los gorrones que me pedían cigarros gratis).

He estado pensando sobre todo el mal que causan las tabacaleras. O sea, ya no es el pedo del cáncer y el enfisema en el fumador activo, sino en los pasivos. ¡Hay niños que debido al mal hábito de sus padres, son adictos a la nicotina! Deberíamos ponernos a pensar en ellos. El fumador es un ente egoísta autodestructivo. Todo un oxymorón viviente.

Miércoles

8

Marzo 2006

0

COMMENTS

Cómo dejar de fumar

Written by , Posted in General

He pasado ocho días sin fumar. Ha sido difícil, pero hasta ahora he salido avante en esta lucha. Hoy mi vecino, un señor de aproximadamente 65 años de edad que padece de enfisema pulmonar, me pidió la receta de cómo dejar de fumar. No me deja de sorprender la ingenuidad de la gente.

Para dejar de fumar se requiere admitir, de entrada, que se es adicto a la nicotina. Una vez que reconoces que tienes una enfermedad crónica y progresiva, debes tomar la decisión de vivir sin la dosis diaria de alcaloide. Ello no signfica que renuncias para siempre a éste, sino que, día a día tomas la misma decisión: HOY NO FUMARÉ. Los miembros de AA siguen este mismo sistema. ¡Y les funciona!

Pero ¿cómo logro convencerme de que no necesito fumar? Este proceso se divide en dos fases, segun lo estoy percibiendo:

  1. Fase de dependencia física: Dura de cinco a siete días. Se caracteriza por el incisivo recuerdo del hábito, como consecuencia de la baja de nicotina en el organismo. Generalmente tiende a hacerse más molesta al finalizar, ya que los síntomas de abstinencia tienen, estadísticamente, una campana inclinada a la derecha. Es decir, entre más tiempo pase dentro de este ciclo, el cerebro manda con mayor insistencia una señal de insatisfacción a la psique.
  2. Fase de dependencia psicológica: Cuando el organismo comienza a acostumbarse a la falta del alcaloide (es decir, a volver a la normalidad), quedan trasas del efecto placentero en la psique y vínculos a comportamientos. Esta es la fase en la que hay que poner más atención al propósito fijado, ya que se puede haber logrado salir del fase de dependencia física pero recaer debido a mil situaciones que nos pueden poner susceptibles mentalmente.

Vale la pena recordar, que cuando admites que eres adicto, no rechazas tu condición. Serás adicto el resto de tu vida a dicha sustancia o alcaloide. EL RESTO DE TU VIDA. Las adicciones no son algo que agarres un día y dejes al día siguiente. Son para siempre. Son como hijos bastardos que no tienen una madre (o un padre, dependiendo de tu género), nacidos de la ignorancia y la estupidez. Se unen a tu cuerpo, como parásitos perpetuos, succionando la salud de su progenitor y que, en ocasiones, pueden ser homicidas. En el caso del tabaquismo, éste es un terrible asesino.

Pero es tu decisión alimentar a tus adicciones o matarlas de hambre. Bueno, realmente no mueren. Simplemente quedan inhertes en la psique hasta que sucede algún evento que dispara el gatillo.

Pero bueno, ¿cómo me convenzo? Hay mil formas de lograrlo. Puedes pensar en todo el mal que te hace fumar o en todo el bien que te haría dejar de hacerlo. Yo te recomiendo que pienses positivamente, porque pensar negativamente te lleva a fracasar en el intento con mayor frecuencia. Puedes pensar en lo bien que se sentiría la gente que no fuma, el tenerte de vuelta en sus vidas con una visión más optimista. O pensar en el futuro lejano, imaginándote viejo, con muchos nietos rodeandote, sin que tenga que ser en la cama de un hospital, conectado a un respirador artificial.

  • Una vez que ya lo hayas decidido, no claudiques.
  • No lleves más dinero del estrictamente necesario, ni encendedores
  • Si tienes una colección de encendedores Zippo, quítales las mechas, el algodón y las piedras, y tira a la basura la gasolina (o el gas butano, en caso de los encendedores que usan refill de gas LP).
  • Estate atento a los comportamientos inconscientes, como llevarte las manos a los bolsillos, buscando los cigarrillos o el encendedor.
  • Sentirás algunos escalofríos cuando desees fumar. Ten entereza y sigue adelante. Con suerte, pasan después de unos minutos.
  • Aléjate de los fumadores al menos durante la primera semana. Prefiere la zona de no fumar de los restaurantes y no cambies de opinión al respecto. Es una batalla contra ti mismo. No hay nadie más, por lo que llevas las de ganar.
  • Informa a la gente de tu mayor confianza que estás dejando de fumar. Ellos, en la medida de lo posible, deberán ayudarte a lograr tu objetivo. Si alguno de ellos insiste en que fumes, NO ES TU AMIGO.
  • Ponte retos sin premios, como llegar a una semana sin fumar. Tu premio es la satisfacción de estar mejor. Lo irás notando.
  • Escribe diariamente. Es una forma de ocuparte. Te creas un hábito bueno, que sustituye a uno malo. Si escribes sobre lo que sientes al dejar el cigarro, mejor. Es una forma de catarsis.
  • Ve al cinema, al teatro o a museos con mayor constancia. Lee libros y revistas.
  • Desprograma las actividades habituales relacionadas con fumar, como tomar café. Si fumabas acompañando el café o la comida, piensa que no necesitas fumar cuando realices dichas actividades. Insiste siempre en recordarlo.

Una vez que hayan pasado los primeros 21 dís sin fumar, estarás menos susceptible psicológicamente. Sin embargo, debes ser honesto contigo mismo. Normalmente las drogas, cualesquiera que sean, sustituyen emociones necesarias en nuestras vidas que están ausentes. Yo te recomiendo que veas algún psicólogo o psiquiátra, para que valoren la posibilidad de existencia de algún transtorno, como la depresión. Personalmente creo que he logrado dejar el tabaco por ocho días porque llevo poco más de dos semanas tomando Prozac. Me siento mucho más animado y confío más en mis decisiones que hace dos semanas.

Así que ya lo sabes… para dejar de fumar ¡hay que dejar de fumar!

Martes

7

Marzo 2006

0

COMMENTS

Primera semana sin fumar

Written by , Posted in General

¡Lo he logrado! Estoy muy sorprendido de que sólo con fuerza de voluntad, hayan transcurrido siete días desde que que dejé de fumar. ¡Una semana completa sin fumar! La ocasión anterior tuve que usar parches de nicotina por todo un mes para renunciar al hábito. Fue un mes muy tranquilo, a diferencia de esta primera semana, en la que he sufrido los síntomas del síndrome de abstención. De hecho, aun pienso ocasional e inconscientemente, en comprar cigarros. Empero, tengo un pequeño truco que me impide comprar cigarros: nunca llevar más de $20 pesos diarios en el bolsillo y dejar las tarjetas de débito en casa (un poco riesgoso, pero efectivo).

Una de las cosas de que me he dado cuenta, es que mi gusto y olfato se me han agudizado. Los alimentos parecen tener sabor y olor más intensos. Por si fuera poco, mi hermana Faridee es fumadora. Ahora comienzo a percibir el detestable olor del humo del cigarro. Y lo peor de todo, es que se antoja.

Pues bien.. hoy fue un día tranquilo. Mejor dicho, extremadamente tranquilo. Me habría gustado ir al cine, pero me desperté muy tarde por el insomnio (si tuviera automóvil, podría ir a las funciones nocturnas… el problema es que no tengo por lo que debo usar el servicio de transporte público, así que no puedo regresar tarde de Pericoapa, a riesgo de tener que caminar más de siete kilómetros a casa). Pero… no problem! Iré martes, miércoles y jueves.