El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

Adalberto Velazquez Archive

viernes

26

mayo 2017

0

COMMENTS

Antes, durante y después de ResetMX

Written by , Posted in Opiniones

Mi experiencia en la internet comenzó a cristalizarse cuando me decidí a dejar el desarrollo de páginas web vía HTML para optar por los administradores de contenido, allá por el año 2004. Mi primer acercamiento fue por medio de blogger, una plataforma que fue adquirida por Google y de la cual migré un tiempo después por considerarla obsoleta. De ahí me pasé directamente al alquiler de un servicio de alojamiento y, aunque me he mudado de proveedor en algunas ocasiones, he estado muy contento con WHM/cPanel.

El único resquicio del logo de NOWHERELAND blog/podcast.

WordPress se convirtió en uno de mis mejores aliados a la hora de comunicar, y lo ha sido de otros muchos editores. Sin embargo, mi actividad en el blogueo no se resume a El blog de José Luis y los sitios que le antecedieron -uno de ellos, y probablemente el que recuerdo con más cariño, NOWHERELAND-. También he colaborado con otros medios, como Pelenga, Hola Oaxaca, Como la Hormiga y, más recientemente, ResetMX.

Algunos creen que neto me inventé lo de Pelenga y Hola Oaxaca. Ahí está Yaotzin (https://www.facebook.com/yaotzinn) para confirmarlo.

Precisamente, de este último necesito hablar, a fin de cerrar el círculo y darle paso a lo que sigue. El día 11 de mayo terminó mi participación como editor del sitio, posición en la que me mantuve desde el 18 de mayo de 2014  -casi tres años, el periodo más largo en el que colaborado con cualquier medio, hasta ahora-. Mi salida fue repentina y tomó a varios compañeros por sorpresa. Se trató de una decisión interna, ajena a mis deseos, y que ignoraba mi derecho de antigüedad (después de todo, les di casi tres años de servicio, y uno siempre espera escalar en la jerarquía después de haber influido en varias ocasiones en la mejora del sitio). No puedo decir más por profesionalismo, ni decir nombres, pero esa es mi verdad y mi percepción de las cosas a dos semanas de que ocurriera aquello.

La pregunta que uno se plantea cuando ocurre algo así es ‘¿y ahora, qué voy a hacer?’ Un viejo adagio me enseñó a no poner todos los blanquillos en una misma canasta, y gracias al cielo no estoy sólo. Tengo amigos que comparten mis mismos gustos, mi misma pasión por los videojuegos, las películas y las series. En el año 2015 surgió 3VG, una revista audiovisual semanal que comenzó a trasmitirse a través de mi canal de YouTube. La conformamos un equipo inicial: Lucas Manuel Rodríguez, Adalberto Velazquez y yo (3VG significaba ‘Tres Viejos Gamers’). Con el tiempo, el proyecto ha ido cambiando, hasta quedar con el nombre actual -Gamerscamp- y adicionando a integrante más, Franco Borgogna.

Pues bien, les comenté lo ocurrido y, ni tardos ni perezosos -excepto el Bacteria-, se subieron al barco. Surgió el deseo de crear un proyecto que fuera nuestro, que nos representara a los cuatro frente a las distribuidoras de videojuegos, no sólo para que nos tomaran en cuenta como medio -¡cosa que ya ocurre!-, sino que nos permitiera obtener acceso a alphas, betas y, por que no, incluso códigos para hacer reseñas. Así nació Gamerscamp.space, un blog que ha ido creciendo lentamente, pero que pasito a pasito va tomando su lugar en donde debe.

Y así, comienza una nueva era basada en la amistad.

Así que, a pesar de que el pasado reciente aún me afecta, no lo ha hecho de la forma negativa de otros tiempos. Me duele aún que me hayan excluido tan tajantemente de ResetMX después de tanto tiempo, y por comentarios de aquellos a los que no les simpaticé durante mi periodo como corrector de estilo. ResetMX me deja varias lecciones de vida, y la más importante de todas es que no deberás iniciar un trabajo altruista si no hay garantías de ascenso en la pirámide fundacional (a menos de que tenga un carácter humanitario). No vale la pena tirarte de una a cuatro horas diarias, por tres años consecutivos, en un proyecto que no te va a retribuir adecuadamente. Cierto es que también me deja el gusto de haber conocido a varias personas que considero mis amigos, como Juan Carlos Barbosa, Ulises Rodríguez, Marco A. Rosas y Ángel Velázquez (otro de los que cayeron en el camino). También me ha enseñado que no uno mismo no debe afligirse por lo que opinan los demás. Después de todo, he construido un nombre a lo largo de todos estos años, y puedo asegurar que yo era uno de los activos más importantes del sitio, y bastan un par de imágenes para demostrarlo:

Ahora díganme ¿quién tiene más profundidad en la web? Y no es falta de humildad, simplemente soy realista.

Nuestro objetivo actual -de todo el staff de Gamerscamp- es crear un medio en el que la cabeza sea el sentido común, donde el liderazgo se manifieste en el trabajo en equipo y donde la fortaleza se encuentre en la amistad, y no en quedar bien o mal con una distribuidora porque no le agrado una reseña o porque se cometió un error y, como en la corte de la reina de corazones, deban rodar cabezas. No, no creo en esos sistemas maniqueos en donde un tropiezo implica extirparte del mismo, como si fueras un tumor. Antes que nada, Gamerscamp le dará prioridad al enfoque humano. No somos máquinas y debemos admitir nuestra naturaleza para ser capaces de mejorar.

Los dejo con una rolita…