El blog de José Luis

Narrador | YouTuber | Gamer | Editor | Escritor | Diseñador … AKA El abuelo Kraken 🦑

sábado

16

febrero 2008

0

COMMENTS

Reseña del videojuego Time Shift

Written by , Posted in Reseña de Videojuegos

Un ataque a un laboratorio de ingeniería cuántica, provoca su destrucción. Todos mueren… menos tú. Un segundo antes de la explosión, consigues meterte en un traje llamado S.S.A.M. que tiene características bastante peculiares. Con una inteligencia artificial que ayuda a su portador en combate y que le otorga el poder de parar, ralentizar o revertir el tiempo, logras activar el viaje temporal y huir al futuro.

Cuando despiertas, todo ha cambiado. La ciudad está arrasada, Chrone -el científico que robó el traje alfa- reina a sus anchas como todo un tirano, y una resistencia un tanto desastrosa lucha por la libertad. Allí entras tú, aun confundido por el viaje, sin saber que pasa. La resistencia te ayuda, así que tú les ayudas a ellos. Hasta que nuevamente viajas en el tiempo para solucionar todo ese embrollo.

Lo bueno, lo malo y lo feo de TimeShift

Entre lo mejor de TimeShift, tenemos el motor gráfico, la ambientación y el estilo de juego. Si bien en otros shooters se hace prácticamente lo mismo (buscar al maloso de la historia y darle matarili, mientras nos divertimos esparciendo cuantiosas raciones de carne, sangre y sesos por doquier), es precisamente el manejo del tiempo lo que nos da la ventaja táctica ante el ejército de enemigos que tendremos que reducir. Al parar el tiempo, tendremos la oportunidad de cambiarnos de sitio para joderles el blanco a los enemigos. Al ralentizarlo, podremos atacar a un mayor número a la vez. Y al retrocederlo, esquivaremos las peligrosas granadas magnéticas que nos son lanzadas de vez en vez. Claro que a ésto no se limita el manejo del tiempo. Habrá una gran cantidad de trampas y mecanismos que sólo podrán ser hackeados al usar las características del traje. Y eso es lo que le da mayor atractivo a TimeShift. 🙂

Este es, además, uno de los primeros videojuegos que deben jugarse exclusivamente con tarjetas compatibles con DirectX 10. Más que volverse una molestia, se convierte en todo un deleite. El motor gráfico muestra maravillas, como el mismo entorno: profundidad de campo (veremos claramente lo que tenemos a tiro, pero el resto se verá ligeramente borroso, como si estuvieramos viendo a través de una cámara réflex); una elevada cantidad de partículas para manifestar fenómenos climatológicos, como la lluvia, la electricidad y el fuego, prácticamente a la perfección; y texturas que no están nada mal.

Lo malo, según mi punto de vista, ha sido la forma un poco desastroza en la que han integrado la cinemática a la acción; y que la historia parece no tener mucho sentido, sino hasta el final del videojuego; y aun así, te quedas con la sensación de que no hubo un guión muy bien estructurado.

¿Qué más podría juzgar como malo? Tal vez que sea tan pesado, siendo a la vez tan corto (sólo 24 capítulos para casi 8GB en disco duro). Pero creo que pesa más el juicio de que es debido a la gran calidad de las texturas y de todo el sistema de partículas que ha quedado excelente, la verdad.

Lo feo, es que la misma historia no tiene un final. Nos enfrascamos en una paradoja que nos manda nuevamente al salto cuántico y no entendemos el porqué. Si Chrone ha muerto en el pasado, ¿será acaso que no hubo quien desarrollase los trajes de salto cuántico y por tanto, la permanencia del sujeto en el futuro habría sido poco menos que real? ¿O será que alguien más se ha hecho del traje alfa y tendremos que ir tras de él?

En general, el videojuego tiene una gran calidad gráfica. El avance que ha tenido la industria de videojuegos, se puede comparar con el que tuvo años atrás con la aparición de Half-Life 2. Aunque me parece que gráficamente gana TimeShift, pero pierde en la calidad del guión. Se puede completar en aproximadamente ocho horas. Tal vez menos. Recuerda que vale la pena adquirirlo sólamente si ya tienes una tarjeta compatible con DirectX 10; de otra forma, no podrás jugarlo. Le doy un 8.

happy wheels