El blog de José Luis

Narrador | YouTuber | Gamer | Editor | Escritor | Diseñador … AKA El abuelo Kraken 🦑

martes

4

julio 2006

0

COMMENTS

Reseña del videojuego The Elder Scrolls IV: OBLIVION

Written by , Posted in Reseña de Videojuegos

Oblivion es un RPG con combates en tiempo real. Sin embargo, tan escueta descripción no haría sino enterrarle en un género que ciertamente no le pertenece. La grandeza de Elder Scrolls y por ende, de este Oblivion, reside en su enorme libertad de acciones y movimientos. Resulta por tanto extremadamente sencillo sentirse abrumado por esta obra nada más empezar a disfrutarla. The Elder Scrolls IV: Oblivion es hoy por hoy, el juego más colosal que hemos visto en nuestra vida; el único juego que debería ser candidato a juego del año. Estamos ante el mejor RPG que hayamos visto nunca.

La belleza innata de este juego es incomparable, la utilización del HDR es posiblemente la mejor que hayamos visto a día de hoy, lástima que detalles como la vista en tercera persona, el llenado del Z-buffering o ciertos tirones al cargar determinadas zonas emborronen tan inmaculado trabajo.

La banda sonora es épica de principio a fin, los miles de efectos especiales suenan de forma única… pero una vez más asistimos a otro gran juego que no oiremos en nuestro idioma. Una lástima ya que las voces en inglés suenan de fábula y solo imaginar este juego en castellano provoca que se nos erice el bello.

En un mundo tan gigantesco como es este de Cyrodiil cualquier cosa es posible, eso se refleja en las miles y miles de variables que podremos manejar en cada momento, cada acción va seguida de una reacción, todas esperadas, todas creíbles… en un mundo así, nos preguntamos como hemos jugado a día de hoy tan faltos de posibilidades. La única premisa que pide este juego es disponer de un espíritu aventurero, todo lo demás nos lo servirá como finas gotas del mejor manjar. Resultará imposible despegarse de el, no para ver su final, sino para dejar de aventurarnos en cada nueva situación. Un videojuego de 10.

happy wheels