El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

miércoles

5

julio 2006

0

COMMENTS

Reseña del videojuego Full Spectrum Warrior: Ten Hammers

Written by , Posted in Reseña de Videojuegos

En Full Spectrum Warrior: Ten Hammers irigiremos a dos grupos de cuatro soldados, Alpha y Bravo, para desempeñar los objetivos de cada fase del juego. Podremos dar ordenes a unidades blindadas de apoyo que nos servirán como protección frente al fuego enemigo. Cada grupo podremos dividirlo en dos partes, un punto extremadamente útil en emboscadas o para rodear al enemigo y sorprenderlo entre dos fuegos cruzados.

Este no es un FPS a la antigua usanza, es un juego de planificación táctica. Ni siquiera importa que te tiemble el pulso cuando disparan tus soldados. Tú sólo marcas el objetivo y ellos hacen el trabajo por ti.

Tenemos al líder, que es el encargado de coordinar cada movimiento y comprobar que todos los objetivos de la fase han sido cubiertos. Deberás protegerlo por encima de cualquier otro miembro. No es extremadamente preciso disparando pero tiene buena puntería.

El artillero es el encargado del fuego de supresión. Cubre a los demás miembros en los desplazamientos y cuando separemos el grupo en dos irá siempre con el líder.

El granadero está quipado con un mortero con varios tipos de granadas, puede destruir desde equipos blindados a posiciones inaccesibles al artillero. También es muy útil su granada de humo, que nos permitirá avanzar sin ser vistos.

Y por último tenemos al francotirador, imprescindible para acabar con enemigos en posiciones altas o matar desde una gran distancia. Constituye una pieza básica del equipo, y cuando lo partamos en dos, siempre irá con el granadero.

A pesar de la gran variedad de órdenes que se pueden dar, el manejo de teclado y ratón es muy sencillo. En poco tiempo nos haremos con los controles básicos y las diferentes órdenes que podremos dar a nuestros equipos.

La campaña individual del juego consta de cuatro capítulos, que a su vez, los componen once mapas muy bien hechos y con un gran nivel de detalle. Básicamente, la acción es táctica y de planificación, basada siempre en el potencial de cada uno de los miembros del equipo. La idea es avanzar y cumplir objetivos, pero siempre con la cabeza fría e intentando adelantarnos a los acontecimientos.

Los gráficos están a la altura del juego. Lógicamente son más detallados y ricos que su predecesor, y a la vez, lo mueven todo con una asombrosa fluidez. El juego funcionará sin problemas en cualquier equipo mediano a una buena resolución.

La música está muy bien realizada y los efectos sonoros y los soldados dándonos novedades de cada posición o de cada movimiento ayudan a redondear el producto, a la vez que añaden un realismo necesario en el juego. Y es que la filosofía de este juego es el realismo, necesario en este tipo de títulos de acción táctica. Mejor que el SWAT en muchos aspectos, este es un videojuego de 8.5.

happy wheels