El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

Jueves

26

Noviembre 2009

3

COMMENTS

Mi experiencia en la Campus Party México 2009

Written by , Posted in LAN Parties

Sé que esta reseña llega a ustedes con una semana de retraso. A la mayoría, tal vez ni le importe; pero de cualquier forma deseaba brindar mis comentarios con respecto a mi experiencia en esta LAN party.

A diferencia de Aldea Digital, Campus Party fue un evento mejor planeado, ya que los organizadores importaron el concepto y toda la imagen corporativa del original. En menos tiempo, lograron algo realmente sorprendente. Creo que la gente que organizó Aldea Digital cometió el error de no confiar en su marca de origen. Como dice el dicho “si funciona bien, no intentes arreglarlo”. ¿Para que crear Aldea Digital, si Euskal Encounter ya está bien posicionada? Acá entre nos, me parece que tuvo que ver más con una decisión por parte de Telmex, quienes seguramente les darán una patada en el culo a los fundadores de esta LAN party para terminar quedándose con la nueva marca… 😆

Sin embargo, las prisas en la organización de Campus Party terminaron por joder a los asistentes en varios puntos; iniciando por los problemas en la base de datos, los registros y credenciales extraviados, así como una deficiente atención a los participantes —principalmente por parte del staff de origen español, del cual se esperaba cierto nivel de perfección debido a que supuestamente tienen el know-how—.

Paradógicamente, una de las personas que más apoyó a los campuseros y que también se hizo “ojo de hormiga” cuando se tocaban temas de responsabilidad en la organización y de afectaciones a los participantes, fue Yolanda Ragageles, de Futura Networks. No sólo los voluntarios, sino incluso los empleados de Expo Bancomer, estaban hasta la madre de la actitud soberbia de “los españoles”.

Todos fuimos afectados positiva y negativamente en esta primera edición de Campus Party. Positivamente, porque la propuesta de Futura Networks difirió de Aldea Digital por un mayor contenido temático; negativamente, porque hubo mucho descuido por parte de los organizadores, lo que derivó en problemas muy serios, como fue el caso de los robos en la zona de acampado a causa del pésimo servicio de vigilancia. No fue un caso pequeñito… los ladrones (o el ladrón) incluso navajearon algunas tiendas de campaña para acceder al interior y hurtar cuanto quisieron. Por fortuna, ni a mi novia ni a mí nos robaron nada, pero dos de mis amigos —Mike y Salvador— sí que fueron afectados. Pero el caso de Mike fue terrible: llegó desde Durango, a vivir la experiencia de una LAN party; pagó su boleto, y ¿para qué? Para que le robaran en la zona de acampado y, aparte, para que recibiera malos tratos por parte de Yolanda Ragageles cuando le solicitó apoyo en su situación.

Las cosas se tornan feas…

En lo personal, me sentí afectado por la falta de compromiso de Adán Avelar. Debo decirlo, aunque me cae bien el tipo. Sencillamente, no vio por el bien de las coordinaciones de las que estuvo a cargo. Es más, ¿qué hizo? Aparte de estar sentado, asistir a las conferencias y mesas redondas…

Cultura Digital fue una de las áreas que prometían más en Campus Party. Sin embargo, se cancelaron todos los concursos de Diseño y CampusBlog, por la supuesta falta de apoyo de los patrocinadores. En lo personal, si decidí adquirir el boleto a este caro evento, fue porque deseaba ponerme a prueba en estos concursos. Y aunque comprendo que no se consiguieron premios, podían haberse llevado a cabo los concursos sólo para crear una dinámica entre los diseñadores asistentes. En este aspecto, Adán Avelar tendría que haberse comprometido con la gente que participaba en Cultura Digital, pero no lo hizo. Prefirió ser pasivo ante las afectaciones que padecimos.

Si algo fue detestable, por otra parte, fue que los organizadores agendaron una rifa de regalos para la noche del domingo 15 de Noviembre. Estuvimos esperando hasta pasadas las 3:00 a.m., pero sencillamente se olvidaron de nosotros. Y al día siguiente, cuando se esperaba una disculpa por su parte por todos los problemas que hubieron y su falta de atención a los participantes, sólo realizaron la premiación, clausuraron la LAN party y se fueron. Y apenas se clausuró, comenzaron a levantar el cableado para desmontarlo todo. Así de caraduras… 🙁

Y el ganador de este año es…

Primero que nada, hay que diferenciar. Campus Party estuvo enfocada al sector educativo, principalmente a alumnos de licenciatura de carreras relacionadas con la tecnología; mientras que Aldea Digital no tenía un target específico. Fue simplemente una LAN party, como se supone que deben ser: muchos geeks en un sólo lugar, compartiendo archivos por medio de una red local, y jugando a multiplayers, shooters y/o RPGs.

En Campus Party, a menos de que yo haya sido el único que se lo perdió, no hubo una red local. Fue un evento educativo y recreativo, con una conexión a Internet inusualmente más veloz; pero no una LAN party. Ignoro el porqué, pero no hubo red como en el caso de Aldea Digital, en donde incluso se nos estuvo insistiendo en aprovecharla para compartir archivos.

Fueron puntos fuertes de Aldea Digital: los 10Gbps de velocidad teórica provistos para un total de 2500 usuarios; el apoyo que recibió por parte de los patrocinadores (sobre todo para premiar a los concursantes); la buena seguridad provista por la gente de OCESA/LOBO, y los precios para ingresar como aldeano, así como de los alimentos —incluso los que se vendían en el interior del Palacio de los Deportes, fueron más baratos que los expendidos en Expo Bancomer Santa Fe—. Sus puntos flacos, por otra parte, fueron: la poca y mala información en la programación de eventos y concursos, la negativa por parte de la seguridad para introducir líquidos al domo, la falta de protección térmica en la zona de acampado y las peligrosas goteras, que podrían haber causado un corto circuito de dimensiones colosales.

Campus Party, por su parte, tuvo mayor variedad en temas; contó con dos grandes personalidades del mundo de la informática, una de la astronautica y una más del fútbol soccer. La disposición de mesas fue favorable para conocer a los vecinos de enfrente y, además, se contó con servicio de cáterin. Y claro, Campus Experience, que para los chamacos y los abuelos fue la onda; además del fenomenal Headbang Hero, que me dejó un dolorcito en una cervical. 😆

Los puntos flacos fueron: el precio del boleto, que para la calidad de lo recibido, fue exhorbitante (8Gbps totales, para 3500 participantes); la seguridad y la falta de responsabilidad de los organizadores, que para el día domingo ya les venía valiendo madre lo que pasara en Campus Party —se notó un huevo que simplemente se largaron a hacer su fiesta por otro lado—; así como la mala calidad y falta de variedad en los alimentos provistos por el servicio de cáterin (que parecía más un comedor de una prisión norteamericana estilo Hollywood, donde dan frijoles todos los días y a huevo), y la tremenda distancia que había que recorrer para ir al Superama o, peor aún, a Plaza Santa Fe.

En mi opinión, y a reserva de lo que ustedes opinen, Aldea Digital fue mejor LAN party que Campus Party. Y aunque es cierto que también hubieron fallos en la seguridad, nunca se llegó a presentar algún caso de tiendas navajeadas. Aldea Digital se presentó en el Palacio de los Deportes; lo que además nos permitió acceder más fácilmente a tiendas de abarrotes. Y los organizadores, pensando en los pobres aldeanos y sus Maruchan, colocaron hornos de microondas gratuitamente.

El ambiente en Aldea Digital fue mucho más amistoso. Se notaba una gran tranquilidad en el ambiente, incluso en los momentos en que abucheabamos a los sosos animadores, o cuando se presentaron el pendejo Akira y su palero de apellido argentino. Y lo más importante fue que se respeto al usuario, al cumplir con los compromisos pactados: hubo concursos y entrega de premios; así como una rifa para la generalidad de los asistentes. Los premios fueron sustanciales, y hasta superiores a las expectativas generales —¿a quién, en nuestros días, le regalan una Dell Studio 15 por ganar una partida de Street Fighter 4?—.

Se esperaba mucho de Campus Party México 2009, y lamentablemente no entregó lo que ofreció en un principio. Fue un evento caro, mal organizado e irresponsablemente administrado. Esa es mi visión actual.

Mis recomendaciones para la Campus Party México 2010

Primero que nada, les hará falta mucha humildad; porque por muy cabrones que sean en Futura Networks, entran a una Nación diferente, en donde se hacen las cosas de forma distinta y en donde el trato gentil es extremadamente importante. No pueden simplemente llegar y hacer las cosas como se les hinche la chingada gana, ¡con el perdón!

Por lo mismo, apenas tendrán tiempo suficiente desde ahora para organizar la siguiente Campus Party. Si planean realizarla en Junio, deberán preveer las condiciones climatológicas imperantes en verano. En Ciudad de México, Junio se caracteriza por ser un mes caluroso. Por ende, es importantísimo el que se cuente con tiendas de abarrotes cercanas al lugar en que se vaya a desarrollar el evento. Una excelente opción es el World Trade Center, ubicado en el centro de la Colonia Nápoles en la Delegación Benito Juárez.

Por otra parte, no pueden volver a cometer el error de deslindarse de responsabilidades. Si el organizador dice “hay seguridad”, eso significa que al menos podré guardar mis objetos personales en mi tienda de campaña sin temor a que alguien me los agandalle. Ya no digamos que se roben una lap, porque la verdad sea dicha, si te la roban es porque eres un pendejo tacaño que no puede comprarse un puto candado para atarla a la mesa. Sorry, that’s what I think… 😆

Si estoy pagando $1000 pesos, para ir a quedarme a un lugar menos cómodo que mi propia casa; lo menos que puede hacer el anfitrión es procurar que me sienta a gusto. Y esto sólo se logra siendo amables, comprensivos y responsables. Es así de sencillo…

Y please, si van a contratar a alguna empresa que brinde el servicio de cáterin, ¡que no sean tan rascuaches! Conozco personas dedicadas a organizar banquetes que dan mejor calidad y variedad en alimentos por menos dinero; y que no se ponen mamones cuando un comensal desea comer un poco más o beber un refresco extra. Y claro… ¡no sirven frijoles, ad ovum, todos los días!

3 Comments

  1. Miguel
    • José Luis
happy wheels