El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

miércoles

15

marzo 2017

1

COMMENTS

El caso del copyright en las obras de H.P. Lovecraft

Written by , Posted in Opiniones

HP-LovecraftNOTA: Entrada publicada originalmente el 5 de octubre de 2014.

El caso del copyright en las obras de H.P. Lovecraft ha estado deteniendo a muchos escritores y desarrolladores en EEUU para publicar sus obras inspiradas en los trabajos del príncipe del horror. No sucede así en todas partes del mundo, porque las leyes de derechos de autor no han sido unificadas ¡y demos gracias por ello! La mayoría de las naciones establecían en aquella época que los derechos debían respetarse durante la vida del autor más un periodo de entre 50 y 75 años después de su deceso, como una especie de legado hacia los descendientes o herederos directos. Es así que en la mayoría de los países, actualmente, las obras de H.P. Lovecraft se encuentran en el dominio público. Sí, en México, en Argentina, en Australia y en muchos más.

Pero sucede que hay un tremendo merequetengue con respecto al estado actual de sus derechos en los Estados Unidos de América (EEUU). Lo que ocurre es que, con los cambios que se hicieron a los derechos de autor en los años 60, se otorgaba una extensión de hasta 95 años a partir de la primera publicación a los registrantes que renovaran sus derechos (es decir, de forma retroactiva), pero sólo en un plazo determinado. Todas las obras registradas antes de 1923, se encuentran completamente libres de derechos de autor pues no las alcanzó esta reforma. Esto aplica para todas las obras de todos los autores (no es un caso exclusivo). El caso es que la ley de copyright antes de la muerte de Lovecraft, determinaba que el periodo máximo de legado a partir del deceso del autor era de 70 años. Él murió el 15 de marzo de 1937, por lo que sus obras -de no haber sido renovadas por sus herederos- se encontrarían en el dominio público en EEUU desde el año 2008.

También es un hecho que casi todas las obras que se publicaron en Weird Tales no contaron con registro, por lo que sus derechos devengaron antes del año 2008. Así que solo hay un puñado de obras que aun retienen derechos, y por lo que tengo entendido, fueron aquellas que adquirió August Derleth, otro gran autor del círculo de los Mitos de Cthulhu, y que registró en el plazo convenido por las reformas. Esto fue corroborado por la Universidad de Standford.1 Esto significa que las únicas personas que renovaron sus derechos sobre unas cuantas obras de Lovecraft, fueron los herederos de August Derleth (los mismos que otorgaron los derechos de comercialización a Arkham House). A saber, se trata de las siguientes:

  • Best supernatural stories of H.P. Lovecraft. NM: editing & introd. for new version
    LOVECRAFT, HOWARD PHILLIPS (Edited with an introd. by August Derleth)
  • The outsider and others. Collected by August Derleth & Donald Wandrei. NM: compilation
    LOVECRAFT, H.P
  • Beyond the wall of sleep. Collected by August Derleth & Donald Wandrei. NM: compilation
    LOVECRAFT, HOWARD PHILLIPS
  • Marginalia, NM: compilation
    LOVECRAFT, HOWARD PHILLIPS (H.P. Lovecraft. Collected by August Derleth & Donald Wandrei)
  • The lurker at the threshold
    August Derleth & H. P. Lovecraft
  • Dreams and fancies.
    Howard Phillips Lovecraft & August William Derleth
  • The Shuttered room and other pieces.
    H. P. Lovecraft, pseud. of August William Derleth
  • The Survivor and others.
    Howard Phillips Lovecraft & August William Derleth
  • Something about cats
    H. P. Lovecraft, compiler: August William Derleth
  • Collected poems.
    Howard Phillips Lovecraft, introd. and this compilation: August William Derleth
  • The Dunwich horror and others.
    Howard Phillips Lovecraft, introd. and this compilation: August William Derleth

Toda obra que se encuentre fuera de estos libros, la mayoría compilatorios, carece de derechos en la actualidad. De hecho, se podría considerar que las obras en sí mismas, carecen de derechos. Porque una compilación no renueva los derechos de las obras que se encuentran en ellas, sino que se trata de un documento que aglomera ciertas obras sobre las que el compilador redacta una introducción y, tal vez, añade comentarios. Es por eso que en el caso de algunas publicaciones de las leyes en nuestro país, no se puede realizar reproducción de los contenidos que no son públicos, como es el caso de los comentarios o estudios que hacen los académicos para explicar la forma en que operan, algunas veces, con ejemplos.

Otra forma de demostrar que las obras se encuentran libres de derechos, es yendo a la Oficina de Derechos de Autor de los EEUU. Uno puede buscar en el catálogo, por ejemplo, The Case of Charles Dexter Ward, y se verá que hay trabajos derivados que han sido registrados por otras personas, porque The Case of Charles Dexter Ward se encuentra en el dominio público. Pero existe un personaje que dice tener los derechos específicamente de esta novela: Robert C. Harrall, un pariente distante del autor. Por lo que he investigado la realidad sería muy diferente, ya que no habiendo sido renovado el registro en las fechas que ya he comentado previamente, la obra entró al dominio público en el año 2011. Y no hay forma de sacar una obra del dominio público.

Buscando a Robert C. Harrall en la Oficina de Derechos de Autor de los EEUU, nos enteramos de que registró The Case of Charles Dexter Ward; story / By H. P. Lovecraft, sin embargo, se trata de una licencia que se encuentra ligada a otro nombre: Eurobrothers Productions, N.V. Podemos ir sacando algunas conclusiones a partir de este punto: la historia registrada no es la novela de H. P. Lovecraft. Se trata de una reserva de derechos.2 Eurobrothers Productions, N.V. rodó una película allá por 1991 sobre The Case of Charles Dexter Ward junto con Scott Brothers Pictures, a la que le cedió los derechos, que titularon The Resurrected3. Pero digamos que ese es un problema para los estadounidenses a resolver. No lo es para los creadores que viven en Latinoamérica, a menos de que se desea lanzar un producto derivado en los EEUU por medio de Internet.

Entonces nos enfrascamos en un lío. Porque no sólo debemos respetar las leyes locales, sino también las internacionales. Esto le está sucediendo a Senscape, una desarrolladora independiente de Argentina, quien se asesoró con S. T. Joshi, biografista, y Lovecraft Properties LLC, empresa de Robert C. Harrall, para lanzar una campaña por medio de Kickstarter para la creación de una aventura gráfica de The Case of Charles Dexter Ward. Lo que me ha caído bastante gordo es que se han presentado como los únicos que cuentan con una licencia oficial, lo cual es muy presuntuoso de su parte. La única forma en que podrían tener cierto grado de oficialidad, es que Lovecraft reviviera, como lo hizo su personaje Joseph Curwen, y les diera una firma. Porque de otra manera, simplemente se trata de una licencia que les ha otorgado quien supuestamente tiene los derechos de la historia (y digo supuestamente porque está comprobado que los herederos al no haber renovado a tiempo, perdieron los derechos y esta pasó al dominio público). No importa si después al tal Robert C. Harrall se le dio la gana presentarla en la Oficina de Derechos de Autor de los EEUU. Prior in tempore, potior in iure.

Por ello es que digo que esto es un merequetengue, chicos, y lo serán hasta el momento en que alguien se encargue de hacer una investigación legal seria sobre la herencia de Lovecraft. Es decir, ubicar todos los registros en las instancias correspondientes, y una vez que se hayan encontrado o no, determinar exactamente a quien pertenecen los derechos: a una persona o al público. Por una vez más me alegra no haber nacido en EEUU.

1 Stanford’s Copyright Renewal Database
2 Registro de la historia basada en The Case of Charles Dexter Ward (que no es lo mismo que el registro de la novela, lo cual sería una violación a las leyes de copyright pues no hubo renovación)
3 Registros de la película titulada como The resurrected y Shatterbrain

1 Comment

  1. erick

Te agradeceré mucho si me dejas un comentario. Eres bienvenido. :)

happy wheels