El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

miércoles

6

enero 2010

11

COMMENTS

Adiós al tabaco… ¡bienvenido, e-cigarette!

Written by , Posted in General

Para no hacerla de emoción, esto fue lo que me trajeron los Reyes Magos: ¡un cigarrillo electrónico! Aunque la verdad es que no me lo regaló nadie y que me lo regalé yo mismo. Era algo que planeaba adquirir desde el año pasado; y desde hoy, se ha convertido en una excelente opción para abandonar de lleno el nocivo hábito de fumar tabaco, sin sufrir el terrible síndrome de abstinencia. 😉

Soy fumador desde 1994, cuando cumplí la mayoría de edad. Sé que lo que me impulsó ha hacerlo, fue la búsqueda inconsciente de la aceptación en mi círculo social. Fue hasta el año 1999 que comencé a notar el mal que me estaba haciendo, pues me había convertido en un fumador pesado (mi promedio en ese tiempo, era de veinte cigarrillos diarios). Comencé a usar parches de nicotina; y dejé de fumar durante un año y medio. Pero tuve una recaída, que llegó hasta el día de ayer, con un promedio de consumo de diez cigarrillos diarios.

A mis 33 años de edad —casi treinta y cuatro—, la verdad es que estaba exponiéndome a un infarto; y no dudo que después de quince años de ser un fumador pesado, tenga algún grado menor de EPOC. Mi respiración se ha vuelto un poco forzada y hasta desagradable, podría decirse. Vapear es, desde mi perspectiva, mucho menos riesgoso que seguir fumando; y me da la oportunidad de dejar el hábito con tranquilidad. Pero aún más importante es que si recaemos en nuestro objetivo, vapear es la opción más sana. Tener un e-cigarette a la mano, es más inteligente que exponernos a consumir tabaco.

En el mercado, hay un sinfín de modelos. Desde aquéllos que imitan en apariencia a un cigarrillo regular, hasta los que simulan ser objetos más inofensivos, como un bolígrafo. En mi caso, me he inclinado por el modelo más común: el que imita a un cigarrillo. Además, el cargador imita a una cajetilla; y lo mejor es que se puede recargar conectándolo a un puerto USB. Tanto cargador como cigarrillo, tienen baterías recargables de litio; que como sabemos, tienen una vida útil de aproximadamente seis a doce meses.

El precio fue relativamente alto, tomando en cuenta que se paga de una vez: $800 pesos, ya con envío a Ciudad de México desde Ciudad Guadalupe, Estado de Nuevo León. Además, he comprado un gotero de 10ml de sustancia sabor menthol, con un nivel alto de nicotina (como cualquier cigarrillo lo tiene). El frasco tiene una duración promedio de entre 200 a 300 cigarrillos comunes (de 10 a 15 cajetillas), por sólo $100 pesos.

Hagamos cuentas… ¿cuánto cuenta una cajetilla de cigarros, actualmente, en México? $30 pesos. Esto es un gasto de $450 pesos mensuales… en veneno. A mediano plazo, el ahorro es enorme; y los beneficios a la salud, invaluables.

El vapeador personal, término más adecuado del dispositivo, consta de tres partes: una batería, que puede o no ser recargable (hay modelos desechables, muy poco recomendables); un atomizador, que es el encargado de evaporar la sustancia; y, un cartucho o boquilla, que tiene en su interior una microfibra resistente al calor (normalmente empapada de alguna sustancia, con o sin nicotina).

Seguramente te estarás preguntando si tiene el mismo sabor que el tabaco, si hay combustión, si es contaminante, etc. Más adelante les platicaré sobre sus propiedades, en un video; pero por ahora puedo adelantarles que definitivamente es mucho más sano que seguir fumando tabaco. La sustancia base de este producto, hasta donde se sabe, no es causa de cáncer o EPOC; y la nicotina, aunque es el agente adictivo —¡la droga, vaya!—, no es causa de dichas enfermedades.

Más adelante les presentaré un video en donde describo con mayor detalle lo que es y lo que no es este artefacto.

11 Comments

    • José Luis Cruz
    • José Luis Cruz
  1. José Ruiz Corselló
    • José Luis Cruz
  2. alfredo garza
happy wheels