El blog de José Luis

Diseñador | Escritor | Editor | Gamer | YouTuber … AKA El abuelo Kraken

domingo

11

enero 2015

0

COMMENTS

39 años ¿soy feliz?

Written by , Posted in General

La forma de medir el tiempo es un convencionalismo. La decidimos hace ya mucho, nacida por medio de la observación en la antigüedad. Nuestro primer parámetro fue el tiempo solar, que hemos perfeccionado. Sin embargo, seguimos utilizando el tiempo solar medio, con sus respectivas divisiones equidistantes. Esto es a lo que llamamos tiempo medio de Greenwich o tiempo civil. En otras palabras, mi vida ha completado ya 39 órbitas alrededor del sol, nuestro único y verdadero creador. 14,247 días, para ser exacto.

Honestamente, hay veces que siento que me encuentro al final de mi existencia, pues desde niño pensé que moriría joven. No es que a mis 39 años sea un mozo, aunque me siento menor de la edad que tengo. Posiblemente sea un síntoma del TDAH, o quizá haya desarrollado el síndrome de Peter Pan. No lo sé. Lo que sí sé es que, cuando me veo al espejo me identifico, y me gusta mi apariencia, en general, pero veo ya un par de canas asomándose en mi barbilla, y en ellas vislumbro que el tiempo ha pasado más rápido de lo pensado.

A veces veo a los jóvenes que salen de la secundaria, y me pregunto como habría sido mi vida si hubiera arriesgado más el corazón. Tal vez tendría ya un hijo de esa edad o incluso un poco mayor, cursando el bachillerato. Seríamos los mejores amigos del mundo… con las reservas que hay que tener para dejar claro que eres la autoridad de la casa. Y en ese mismo instante volteo a ver a mis padres, y recuerdo lo que han padecido por mi causa y que aún vivo con ellos, a mis casi cuarenta años de edad, y me veo a mi mismo como muy inmaduro para salir nuevamente. Cuando lo intenté, mi corazón casi se rompe. Llegué a pensar en el suicidio cuando ella se fue…

No soy un ser humano modelo. No puedo ser modelo de nada que yo imagine. Tal vez sí de una imaginación casi incontenible, tanto, que no es fácil capturarla. En mi vida he hecho lo que he querido, y no siempre ha salido tan bien como lo he pensado. Dejé la carrera de Administración para hacer la de Diseño, y aunque me titulé, no ejerzo. Ha sido ensayo y error, con muchos errores y cosas que aprender.

Todos los días me voy a la cama habiendo aprendido algo nuevo: algún dato histórico o geográfico, alguna noticia científica o tecnológica importante (como el reciente caso de los médicos que lograron trasplantar dos corazones muertos en Australia). Ha sido una regla que adopté en mi vida después de escuchársela a Pedro Ferriz Santacruz, un gran locutor mexicano que murió el año antepasado. Así, si muero en mi sueño, por lo menos habré estado satisfecho del día anterior, ya que no puedo evaluar objetivamente mi vida como un todo.

La verdad es que sólo quise ser feliz, y no sé si esto que tengo representa la felicidad. Porque aquello que me hacía feliz se ha ido, y… no creo que regrese jamás. En cuyo caso, puedo asegurar que fui feliz, pero ya no lo soy. Mi felicidad ha consistido en recordar, con nostalgia, aquellos cinco hermosos meses que vivimos juntos.

happy wheels